Andrea

May 14, 2018

 

A los ojos de una persona que nunca ha tenido la oportunidad de tener esto en sus años de niñez, solo verá una especie de alfombra hecha con espuma y forrada con una sábana vieja.

Pero déjame explicarte lo que es.

Es la balsa en la que naufragué una tarde entera hasta llegar a la isla de los valientes. Es mi capa de la invisibilidad. Es la arena del circo donde hice las acrobacias más maravillosas y la jaula donde domé a los leones más salvajes del mundo. Es el mejor disfraz. Es la mesa de operaciones donde salvé la vida a Campanilla y es el barco donde derroté al Capitán Garfio. Es la grada para ver los teatros de mi hermana. Es el escenario donde se bailaron y cantaron todas las canciones de High School Musical. Es la piscina privada de mis barbies, la playa donde tomé el sol en invierno y el océano donde buceé kilómetros hasta encontrar los mejores tesoros. Es el coche con el que me fui de vacaciones con todos mis muñecos y es el avión que piloté para conocer las maravillas de África. Es mi tabla de surf y el vagón de la mejor montaña rusa que hay en mis escaleras.

 

Es el lugar donde hice mis últimos deberes de Primaria. Es el mejor sitio para ver películas y comer pizza con tus hermanas. Y es el mundo más tranquilo que podrás encontrar para leer libros. Es mi patrimonio.

Este objeto tiene valor para mí porque me recuerda a una parte de todas las historias y aventuras que imaginé con mis hermanas en la infancia. 

La capacidad de los niños de dar vida y ver mundos en algo tan simple como un cacho de espuma forrado. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Estefanía PF

May 27, 2020

1/50
Please reload

Entradas recientes

May 27, 2020

May 27, 2020

May 27, 2020

May 26, 2020

May 26, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

Please reload

Archivo