Natalia

November 5, 2016

 

Hoy recuerdo las ganas con las que iba a abrir el buzón cada día de verano. Cuando había alguna carta para mí, la abría impaciente antes de entrar en casa. La leía con una gran sonrisa en la cara deseosa de contestar lo antes posible y poder contar a mis amigas del colegio mis aventuras del verano, sin olvidar decirles cuánto les echaba de menos.

Una vez que acababa de leer la carta, la guardaba como oro en paño en una caja de zapatos junto con todas las demás. Hoy, esa caja, sigue en el último cajón de mi mesita, ya no leo esas cartas pero recuerdo con mucho cariño lo que nos contábamos en ellas y el entusiasmo que poníamos tanto en elaborarlas como en leerlas.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Sonia C

March 26, 2020

1/50
Please reload

Entradas recientes

March 26, 2020

March 19, 2020

March 16, 2020

March 16, 2020

March 16, 2020

March 16, 2020

March 16, 2020

March 16, 2020

March 16, 2020

March 16, 2020

Please reload

Archivo