Natalia

November 4, 2015

 

 

Son las ocho de la mañana. Me levanto. Me lavo la cara. Desayuno. Café con leche y tostadas. Me lavo los dientes. Me cambio. Me “doy color a la cara” y me pongo mis alhajas. De camino al autobús compruebo que mis manos no van desnudas. Desnudas. Y es que, ir sin estos dos anillos es como ir sin ropa por la calle. Sencillez es lo que se ve en ellos, pero lo importante es lo que está detrás, en este caso dentro, mi hermano y dos amigas.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Estefanía PF

May 27, 2020

1/50
Please reload

Entradas recientes

May 27, 2020

May 27, 2020

May 27, 2020

May 26, 2020

May 26, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

Please reload

Archivo