Erika V

September 4, 2017

 

El arte de la paz. ¿Qué puede sentir como patrimonio una niña pequeña, de apenas seis años y asustada de la vida, más concretamente de sus compañeros de clase? Cuando entré no sabía casi ni pronunciarlo, pero desde entonces he tenido claro que por encima de cualquier objeto, persona, o aspecto de mi vida o incluso de mi misma, el aikido era mi salvación. Arte, aquello de lo que sueño vivir. Paz, eso que nunca encontré (fuera de un tatami, claro). Autosuperación, valentía, disciplina, familia… Valores y principios indescriptibles. Once años llevo considerando el Aikido como mi mayor patrimonio. Y espero, en un futuro no tan lejano, poder decir que mi clase, mis niños a cargo, lo son.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Ruth

November 6, 2019

1/50
Please reload

Entradas recientes

November 6, 2019

November 6, 2019

November 6, 2019

November 6, 2019

November 6, 2019

November 6, 2019

November 6, 2019

November 6, 2019

November 6, 2019

November 6, 2019

Please reload

Archivo