Para Elisa-María G

September 28, 2017

 

No soy una persona de mucha memoria, pero si cierro los ojos e intento buscar un recuerdo de mi infancia, veo a mi madre tocando Para Elisa a piano. Ella misma compró uno para enseñarme a tocar; y yo, con la apatía de los niños, le dije que tocara ella. ¿Cómo iba a saber que ese iba a convertirse en un recuerdo precioso? Tengo joyas de mis abuelas, y mis primeros libros; pero no sentía tener un vínculo tan especial con nada como para escribir sobre ello. Hasta que este recuerdo me golpeó. Mi madre. Ella, que me enseñó a amar la música, la literatura y el arte. Mi valquiria. Ella que siempre ha querido darme el mundo y yo que a menudo se lo he agradecido tan mal.
Mozart, Tchaikovsky, Beethoven y Vivaldi. Yo he crecido con eso, ese es mi legado. Sabes que mi madre está haciendo limpieza general cuando suena un réquiem en el salón; y que está feliz cuando coge a mi padre de la cintura y le invita a bailar alguna canción de jazz. Entonces se besan y mi hermano y yo hacemos muecas. Nos reímos de ellos. Pero por dentro pienso: Dios, gracias por esos besos. Soy afortunad.
Los viajes de mi infancia van narrados por Frank Sinatra, Café Quijano y Sole Giménez. Es como si lo estuviera viviendo ahora mismo. Estamos en el coche, hace frio, y mi padre va al volante, estamos rodeando alguna montaña del pirineo aragonés, y de fondo suena Dos gardenias, la miro a ella pero no está cantando, solo mueve los labios. Y lo veo en sus ojos; esa conexión profunda con algo intangible. Y entonces lo entiendo. No se qué es exactamente el legado que estoy ofreciendo, son muchos recuerdos, muchas canciones. Momentos de mi vida, y lo más precioso que tengo. Espero que sirva.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Estefanía PF

May 27, 2020

1/50
Please reload

Entradas recientes

May 27, 2020

May 27, 2020

May 27, 2020

May 26, 2020

May 26, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

Please reload

Archivo