Sara

May 10, 2018

 

 

Cuando me puse a pensar detenidamente algo que tuviese mucho valor para mí, que fuese mi patrimonio personal, estuve horas pensándolo y no obtuve respuesta. No contaba con ningún objeto reseñable que me permitiese decantarme por uno en concreto, tengo muchos objetos personales de valor, pero ninguno parecía llenarme plenamente para llevar a cabo la práctica, y me sentía muy comprometida con ella. 

Valoré distintas posibilidades: personas de mi entorno, importantes para mí, fundamentalmente mis padres, recuerdos de vacaciones, campamentos o experiencias personales, también pensé en lugares, momentos, recuerdos… pero no parecía encontrar en ninguno de ellos la clave a lo que se me pedía, más bien a lo que yo me auto-exigía. 

Finalmente, pensé en mí, y pensé en lo que soy, lo que tengo, lo que quiero, lo que quiero ser y tener, lo que he hecho para llegar hasta donde estoy ahora, y parece que en mí encontré la respuesta a mi gran interrogante.

Mi patrimonio personal considero que son mis valores, mis apoyos, mis creencias, mis metas, mis proyectos… 

Todo lo que soy y creo que me describen muy bien son valores que tengo, que me caracterizan, y que gente muy cercana a mí y que me conoce muy bien, considera que son mis señas de identidad, y son; la lucha, la fuerza, la entrega, la dedicación, el interés, el cariño, la constancia, la pasión, la ternura y la paciencia. Estas señas no las querría perder nunca por nada del mundo, pues perdería mi esencia, dejaría de ser yo, y todo lo demás no tendría valor alguno. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Estefanía PF

May 27, 2020

1/50
Please reload

Entradas recientes

May 27, 2020

May 27, 2020

May 27, 2020

May 26, 2020

May 26, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

Please reload

Archivo