Claudia R

May 25, 2018

 

Se trata de una pulsera, pero no una pulsera cualquiera. Un día, cuando tenía 12 años, iba

caminando por el centro de la ciudad con mi mejor amiga y su madre, y nos quedamos

mirando un escaparate, donde vendían este tipo de pulseras. Su madre nos la regaló, una a

cada una. Después de unos años, al perder relación con esa chica, me la quité. Hace tres años,

la madre de esa chica murió, de cáncer, el día de su cumpleaños.

Desde ese día retomé la relación con mi amiga.

Desde ese día no me quito la pulsera.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Estefanía PF

May 27, 2020

1/50
Please reload

Entradas recientes

May 27, 2020

May 27, 2020

May 27, 2020

May 26, 2020

May 26, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

Please reload

Archivo