Marina

October 16, 2018

 

 

Desde siempre, mi hermana mayor ha sido un referente para mí. Me fijaba en ella para realizar todo tipo de acciones, la imitaba, la preguntaba cosas, no me quería separar de ella e incluso jugaba con sus juguetes, especialmente con uno, un osito rosa de peluche. Era mi preferido. Tenía en la barriga un corazón que apretabas y sonaba una música relajante. Me encantaba usarlo para dormir, siempre se lo quitaba y lo escondía para poder usarlos más. Ella siempre se enfadaba. 

Cuando mi hermana creció, se dio cuenta de que mi objetivo no era molestarla o enfadarla quitándola el peluche, sino que me gustaba tanto que le quería para mí. Por lo tanto, en mi 4 cumpleaños, me envolvió el peluche en un papel de regalo de las princesas Disney y me escribió una nota en la que ponía que me lo regalaba y que podía usarlo siempre que quisiera sin pedirla permiso ya que ella había crecido y quería que yo pudiera seguir disfrutándolo. Recuerdo aquel día como uno de los más felices de toda mi infancia, por eso guardo este peluche como oro en paño. Me gustaría que fuera pasando de generación en generación conservándolo con el mismo cariño que lo hemos hecho mi hermana y yo durante más de 20 años.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Estefanía PF

May 27, 2020

1/50
Please reload

Entradas recientes

May 27, 2020

May 27, 2020

May 27, 2020

May 26, 2020

May 26, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

Please reload

Archivo