Isabel

November 22, 2018

 

 

Hace muchos años, cuando tenía 3 o 4 años, me pasó lo peor que a ojos de una niña podía pasar en verano: tuve varicela. Estábamos en una casa en la playa compartida con mis primos, uno de los cuales, aun bebé, no había pasado la enfermedad y mis padres me impedían verle. No fue la única prohibición ya que tampoco podía ir a la piscina ni a la playa... Por lo que unas vacaciones geniales pasaron a ser unos días muy tristes. Mi mamá se pasaba todo el tiempo conmigo y un día, sabiendo que yo estaba triste, cogió uno de los juguetes del carrito de mi primo pequeño y me lo regaló con la excusa de que él también me echaba de menos y que quería que lo tuviese yo. A partir de ese momento, tener este juguete me hizo sentirme acompañada y feliz.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Estefanía PF

May 27, 2020

1/50
Please reload

Entradas recientes

May 27, 2020

May 27, 2020

May 27, 2020

May 26, 2020

May 26, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

May 25, 2020

Please reload

Archivo