María R


Ocho.

Ocho libros, ocho colores… ¿Es lo que tú ves?

Ábrelos, hay una vida que no es ni tuya, ni mía

Es la de ÉL.

Crees tener tiempo

Tiempo para demostrar amor, para un te quiero

Tiempo para una visita o quizá una conversación.

¿Y tiempo para un abrazo y un beso?

¿Tiempo para decir adiós?

Agárrale. El tiempo no para.

No espera por ti, no espera por mí. ¡No espera por nadie!

¿Quién dijo tiempo?

Me faltó tiempo para ser consciente, no tuve tiempo de despedirte.

¡A qué llamas tiempo? No te equivoques, no.

Quizá un simple “hasta mañana” sea un… “Hasta siempre”.

¿Cuál fue nuestro último tiempo? Tardes de hospital.

Sin querer pensar, sin querer saber que podía ser tu final.

¿Tiempo?

No hubo un último te quiero.

¿Quién midió el tiempo?

El tiempo voló… Y me ha dejado tu recuerdo.

Ocho.

El número que significa comienzo, aquel que nos habla de la tierra y el cielo.

El infinito en horizontal o tu destino final.

Y no fue casualidad… No.

Que toda tu vida quedara plasmada en versos en esos ocho libros que escribiste, más el libro de cuentos.

Toda tu vida para mí en ellos.

Ocho.

El del infinito de tu nueva vida allá en el cielo.

¡Te extraño mucho abuelo!

Te quiero.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now