Sergio dV

June 4, 2020

 

Éste era el dedal de mi bisabuela, fue un regalo de boda que costó 4 pesetas porque era de “inoxidable”; con él aprendió a coser mi abuela que fue una gran bordadora de encajes femeninos en los años 50. Ella me enseñó a coser a mí con 8 años, pero no sólo a hacer un simple “hiladillo”, me enseñó a hacer todo tipo de puntadas, vainicas simples, dobles, de frailes, a coser botones, a bordar letras y a hacer dibujos a punto de cruz. 

Este dedal ha cosido muchos kilómetros a lo largo de su vida, ha cosido desde trapos de cocina, hasta lencerías finísimas para la alta nobleza española y extranjera, y puede que hasta la Reina Sofía haya llevado puntadas pasadas por ese dedal.

Ahora cien años más tarde el dedal de “inoxidable” está oxidado, deforme y un poco roto; no es una joya ni mucho menos… es más bien como un libro, que te cuenta cómo aprender desde el cariño; como una goma de borrar que te dice que no importa que te equivoques; es más bien como un mapa, que te ayuda a saber que siempre vas a tener a alguien guiándote aunque no lo veas. 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Marta R

June 4, 2020

1/50
Please reload

Entradas recientes

June 4, 2020

June 4, 2020

June 2, 2020

June 2, 2020

June 2, 2020

June 1, 2020

June 1, 2020

June 1, 2020

June 1, 2020

May 27, 2020

Please reload

Archivo